spacer
header
Inicio
Enlaces web
Contacta
Descargas
Centros
Palma de Mallorca
Valencia
Profesionales Palma
Dr Joan Mir (Coordinador)
Dr. Miguel Lázaro
Dª Laura Moll Rexach
Dª Nuria Rodríguez
Dª Marga Adrover Julià
Dª Marta Font Cuesta
Profesionales Valencia
D. Vicente Gascón
Dª. Mª Teresa Miralles
Área formativa
Cursos y talleres
Buscador:

 VADEMÈCUM+SEXUAL




Colaboradores
Advertisement
Advertisement
Inicio arrow Fases duelo separación
Fases del duelo de la separación Imprimir

El desamor equivale a muerte. Para muchos Psicoterapeutas, una ruptura o separación no deseada de una persona enamorada puede constituir el acontecimiento más estresante de toda la vida, incluso más que la muerte de la pareja. Con más o menos tiempo, se percibe que ha desaparecido la magia, la conexión, se deja de sentir interés amoroso-sexual, y aquel ser maravilloso, ideal…no nos gusta igual, ha dejado de seducirnos, …o desviamos nuestra mirada hacia una persona que acaba de aparecer en nuestro horizonte. ¿Excitación por una nueva aventura, por la novedad, incapacidad de ser fiel a una persona y a un proyecto, la relación ya había “fallecido”?. En Espai Terapèutic, son cada vez más frecuentes las consultas por conflictos de pareja, o por separaciones. La muerte es despedida, despedida de alguien con quien nos unía un fuerte vínculo, que si ha sido muy intenso la persona amada ha llegado a formar parte de nosotros mismos. Vínculo que contiene tantas emociones, tantas promesas, tantas ilusiones…rotas de cuajo. Quisiéramos desaparecer, renacer sin memoria histórica. 

Y el dolor (duelo) dicen muchos expertos que es indefinible: sólo lo conocen aquéllos que lamentablemente han pasado por tan desgarradora experiencia: la del abandono por parte del ser amado.  Quizás el término más repetido es el de sensación de desgarro de la propia alma, como si te la arrancaran a tiras sin piedad, el sufrimiento es inmenso…y en soledad. El proceso de duelo es personal. Sólo un Psicoterapeuta experto en duelos puede ayudar a aliviar en parte y acortar los plazos previstos, y con frecuencia, tras 6 meses de mala evolución, o antes, si aparecen signos de duelo patológico, prescribimos con fármacos antidepresivos a fin de “anestesiar” tanto desconsuelo. La nueva situación provoca desorientación –“estoy perdido/a”, afirman muchos pacientes. La “despedida” es el entierro definitivo, “el llanto de los llantos” y para la que no hemos sido preparados…principalmente cuando ésta es súbita, inesperada, sin conocer ni comprender tan impía decisión y no ha dado tiempo para poner en marcha los recursos personales de afrontamiento. Es un “shock” emocional, en ocasiones, devastador. La mente invierte todo su tiempo y “combustible” en repasar hasta la saciedad la película del pasado, lo mejor –aquellos momentos inolvidables, mágicos, de pasión, de entrega incondicional y tratando de buscar explicaciones, causas. La nostalgia invade, el pensamiento es monotemático, obsesivo, permanente: Se pierde una gran parte de vida, por tanto, no se duerme, no se come, no se vive. Es una pesadilla permanente. Algún  Psiquiatra lo etiqueta de auténtico “asesinato” sentimental y psíquico…En otras, las menos, supone una gran liberación para quien decide la ruptura, tras una relación destructiva, patológica. Aparecen interrogantes y sentimientos de culpa, propia o ajena, con conciencia de ser tratado de manera miserable, ruín, cruel, inhumana, injusta. Nada sirve, nada vale, tampoco nada ni nadie consuela, la “sentencia” es irreversible en muchos casos. A continuación, resumiremos, las fases de un duelo por desamor (ruptura):

1ª fase: Negación y aislamiento. La negación cuando aparece, funciona como un amortiguador después de la noticia inesperada e impresionante. De la conmoción inicial puede recuperarse gradualmente. Si se entiende como una traición, el pronóstico es más sombrío.

2ª fase: Ira. Rabia, resentimiento, rencor…incluso ideas de venganza –por desgracia, es un tema bien actual-. Ante lo que se vive con total indefensión, lo que se entiende como  una grave injusticia, se puede pensar en hacer daño al otro/a  -”yo sufriendo un infierno y él/ella “de rositas”,- o a si mismo/a –“desaparecer, que alivio!”- Los profesionales debemos explorar las ideas suicidas y homicidas-, presentes con cierta frecuencia en duelos difíciles.

3ª fase: Pacto. Se puede entender y abordar de muchas maneras. Puede dar paso, con el tiempo, a una buena amistad –especial-. O cortar la relación del todo y para siempre. O esperar …una segunda oportunidad. Hemos visto un caso que 18 años después una mujer llamaba al novio de su juventud y lloraba amargamente –tras dos relaciones desdichadas- el error de haber roto tan romántico romance.

4ª fase: Depresión. Los sentimientos anteriores dan paso a una gran sensación de pérdida, en principio, irreparable: Se ha perdido el “bien más preciado, el ser amado”. Hay personas, afortunadamente pocas, que no remontan en el resto de sus vidas.                                  

5ª fase: Aceptación. Depende de la severidad del sufrimiento, nunca la aceptación –resignación- es feliz y depende del tiempo transcurrido –dicen que “el tiempo es el único remedio”- y de la ayuda recibida –Psicoterapeuta, recursos personales,…

El desamor, cuando es irreversible, como el mismo proceso hasta la muerte de una enfermedad incurable, siguen un camino muy similar. A partir de la aceptación, la persona  requerirá otro tiempo para hacer una nueva apertura, iniciar una nueva etapa, renacer a otro momento.

Para concluir, debemos decir que en la actualidad es frecuente pasar por el trance de una separación, y, es obvio, no todas las personas sufren un duelo tan dramático como el descrito. La intensidad del enamoramiento, la conexión de la pareja y las ilusionantes expectativas de un proyecto en común condicionan  la severidad de las reacciones de duelo. Nadie lo duda: No es lo mismo abandonar que ser abandonado. Y cambia radicalmente si se cierra una relación cuando se enlaza con otra ya iniciada.
spacer
Sexología
Adicción al sexo
Disfunción erectil
Eyaculación precoz
En la tercera edad
Anorgasmia femenina
Deseo sexual inhibido
Besos y más besos
Homosexualidad
Mitos sexuales
Beneficios del sexo
Abusos sexuales
Vademècum sexual
Terapias de pareja
Fases duelo separación
Reglas de pareja
La imagen corporal
Estrateg. seducción
Celos e infidelidad
Adicciones
Juego patológico
Tabaquismo
Al sexo
Alcoholismo
A la cocaína
Al cannabis
Psicología
Anorexia y Bulimia
Fobia social
Ansiedad
Depresión
Fobias específicas
Demencias

 

©2012 Espai Terapèutic | C/ Font i Monteros, 22 a - 1º a. Palma. T. 971.91 91 90  - Web diseñada por: www.oceanwebmallorca.com

spacer